porno

Descontentos pero optimistas

Descontentos pero optimistas

op-bll-01descontentospero

Por Fernando Romero

La encuesta de opinión del IOP de la PUCP, realizada a nivel nacional entre el 30 de abril y el 3 de mayo, nos ofrece datos muy interesantes que pueden refrescar la  imagen de la coyuntura electoral  que vivimos, al mostrar que la mayoría de peruanos está insatisfecha con la democracia y la actual política económica,  pero que piensa que el próximo año su situación mejorará.  Una percepción distinta a la que en estas semanas se transmite a través de un sector de la prensa  que anuncia la debacle del país ante el eventual triunfo de Ollanta Humala.

Por un lado la encuesta confirma los análisis realizados de los resultados electorales de la primera  vuelta, que explican el voto por el nacionalismo como una expresión del descontento del electorado con los resultados de la política económica implementada por el gobierno aprista.  Es así que la mayoría  (73%) de quienes votaran por Ollanta Humala en la segunda vuelta desaprueba la gestión de  Alan García, mientras que entre los posibles votantes por Keiko Fujimori el porcentaje de personas que la aprueban  alcanza 39% (el promedio nacional de aceptación es 31%) y los que desaprueban llegan al 57%.

Asimismo, muestra la diferencia en las opiniones entre Lima y el resto del país. Mientras que en Lima 54%  desaprueba la gestión, en el Norte, Centro y Sur esta alcanza 68%, 72% y 77% respectivamente.  Esta distancia se ratifica en que solamente entre  los sectores A/B  el respaldo  es mayoritario (53%).

En esa misma dirección se halla  el hecho que en los sectores A/B el 58% está satisfecho con el funcionamiento de la democracia, mientras  que la insatisfacción en los sectores C y D/E es de 58% y 64% respectivamente. Vistas las respuestas según ámbito geográfico  las regiones más insatisfechas son el Sur (68%), el Norte (64%) y el Centro (58%).

Podemos decir que ante estos niveles de insatisfacción es obvio que la expectativa porque se produzcan cambios en el país sea también mayoritaria. Son pocos los que defienden el estado actual de cosas (11%),  y  la mayoría  está de acuerdo con que se deben producir cambios.  La diferencia se encuentra en la velocidad en que estos  deben ser realizados. Una gran mayoría, que se repite según regiones y área rural y urbana, apuesta por cambios que deben realizarse de manera gradual.  Curiosamente es  en el norte donde la apuesta por cambios radicales alcanza su mayor porcentaje (30%). Esta orientación  “reformista” se repite a la hora de preguntar por la manera como se deben hacer los cambios en la orientación de la política económica frente a un 26% que desearía que el cambio fuera radical.

Si bien la encuesta no averigua por el tipo de cambios que los consultados esperarían que el siguiente gobierno realice,  puede desprenderse de las siguientes preguntas  que buena parte aspiraría a que el Estado tuviera una mayor participación en la economía y que algunas actividades económicas estén en sus manos. Nuevamente Lima se diferencia al  inclinarse por la economía privada de mercado como factor clave del desarrollo (57%).

Si bien estas respuestas pueden reunir posiciones muy diversas, queda clara la demanda por el fortalecimiento del Estado y que este tenga un rol activo en la economía.

Finalmente, la mayoría de los entrevistados considera que su situación económica actual permanece igual o peor a la que atravesaban un año atrás. Sin embargo, el  48% opina que dentro de un año será mejor a la actual.

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords